12 motivos para tener una sonrisa más blanca

Como la sonrisa es la carta de presentación de cualquier persona (o eso pensamos nosotros), vamos a aprovechar este primer artículo en nuestro blog para hablar de la tuya. Seguramente ya sabes, y si no te lo imaginarás por nuestro nombre, que nuestra máxima preocupación es que tu boca luzca perfecta. No sólo por fuera, sino también por dentro. Ese es nuestro lema: «Queremos darte motivos para sonreír».

Tener una sonrisa más blanca no es vital para nuestra salud. Es decir, unos dientes más oscuros no se van a traducir en malestar o en dolor. No vamos a tener una vida más larga o más sana sólo por blanquearnos los dientes. Pero es posible que sí la vivamos de una forma más feliz. Porque, en esto de la sonrisa, tan importante es sentirla desde dentro como que luzca bien hacia afuera.

¿Te ha dado miedo sonreír alguna vez porque tus dientes no están en perfecto estado? En Clínica Sonrisas creemos que nada debería interponerse entre tus ganas de sonreír y los posibles receptores de esa sonrisa. ¿En cuántas fotos has salido con una mueca seria solo porque no querías mostrar tus dientes?

Te vamos a dar 12 motivos por los que debes cuidar tus dientes y mostrar una sonrisa más blanca:

 

  1. Sonreír reduce la presión sanguínea. El efecto de sonreír tiene su reflejo en nuestro organismo, ya que se ha comprobado que reduce la presión arterial, lo que va a favor de nuestra salud desde el primer momento.
  2. Sonreír cura. Si una sonrisa es de verdad, su aparición afecta al sistema inmunológico, que funciona de manera más eficaz, reduciendo la aparición de enfermedades y protegiéndonos.
  3. La sonrisa es nuestra primera expresión facial. Se ha comprobado que los bebés, incluso antes de nacer, ya sonríen. Se trata, pues de lo primero que aprendemos. Así que no dejemos de hacerlo.
  4. La sonrisa se detecta de lejos. A lo largo de siglos de evolución, el ser humano ha aprendido a detectar la sonrisa de lejos, como mecanismo de supervivencia: así se diferencia de lejos a los amigos de los enemigos.
  5. Existen 19 tipos de sonrisas. Aunque no sólo sonreímos cuando estamos contentos… Según los expertos, de los 19 tipos de sonrisa que existen, sólo 6 corresponden a estar contentos. El resto suceden cuando algo nos duele, estamos avergonzados, aterrorizados… Una sonrisa puede significar alegría, pero también incredulidad, por ejemplo.
  6. Los empleados que más sonríen tienen trabajos mejores. Un trabajador que sonríe se relaciona mejor con sus compañeros, clientes y colaboradores, por lo que es más fácil que sea promovido con facilidad a puestos de más responsabilidad.
  7. Una sonrisa siempre te levanta el humor. Incluso cuando no te apetece hacerlo, si pones una sonrisa en tu rostro, las endorfinas que provoca harán que estés un poco de mejor humor.
  8. La sonrisa te hace más guapo/a.  Estudios han probado que el 70% de las personas encuentra más atractivo un rostro sonriente que uno maquillado.
  9. Sonreír es contagioso. Según la ciencia, las neuronas en el cerebro tienen la capacidad de sincronizarse con aquello que tienen delante, sobre todo si se trata de la conducta de quien tenemos enfrente. Nos adaptamos a nuestro interlocutor por sistema, por eso si sonreímos o alguien nos sonríe, la sonrisa de vuelta está garantizada.
  10. Es una forma de ejercicio. Al sonreír, ejercitamos 26 músculos faciales y del cuello. Así que, ¡practica este ejercicio tan saludable!
  11. Es más fácil sonreír que fruncir el ceño. Fruncir el ceño, por el contrario, necesita menos músculos, pero es más trabajoso para nuestro cuerpo porque estamos menos entrenados para ello.
  12. Es un símbolo universal. Es difícil encontrar una expresión o gesto que signifique lo mismo en todas las culturas. Por ejemplo, te costará indicar a un japonés que siga recto señalando con el dedo hacia adelante, pero si le sonríes sabrá perfectamente qué significa.
Leave a reply